El Amor y la amistad una mirada biológica y fisiológica

1
Dr. Álvaro Fábregas Rodríguez Medico Y Cirujano Docente Universitario Director programa radial Latidos por minutos

Muy seguramente usted que nos lee, ha sido de los que durante años ha relacionado el sentimiento complejo llamado amor a una estructura anatómica el corazón, y además le acompaña una figura casi que geométrica que lo representa . No se preocupe comercialmente y desde el punto de vista visual creo que es la idea que todos tenemos, la que nos ha acompañado por muchos siglos y con estas líneas no quiero tampoco que la perdamos solo que repasemos un poco nuestro funcionamiento orgánico, fisiológico y sentimental que tenemos animales evolucionados.

Al referirnos al amor desde el punto de vista funcionamiento fisiológico nos transportarnos hasta el cerebro y hoy casi con certeza a una hormona conocida como la oxitocina la cual se encarga de un grupo de proceso complejos que incluye el afecto, las relaciones interpersonales, el apego, el desarrollo de la gestación y el proceso del parto. Es una sustancia bioquímicamente producida en la corteza cerebral, almacenada en la hipófisis (glándula que reposa sobre la silla turca, parte del hueso esfenoides del cráneo) y liberada a la sangre continuamente, se conoce muy bien la importancia dentro del proceso del trabajo de parto, la lactancia y es la causante del amor de madre, tal vez el sentimiento más puro y orgánico que se experimenta.

Ese vínculo, la protección, el sacrificio que las madres hacen por cada uno de nosotros desde que nos engendra en su vientre hasta siempre. Se ha encontrado que esta sustancia presente en los mamíferos, animales con los que ha diario convivimos perros, gatos, caballos, vacas por mencionar algunos cercanos y en los que también notamos el sentimiento maternal, de que son capaces, a que se enfrentan, como luchan todo por defender a su cría, un sentimiento dominado por la oxitocina. Estudios han demostrado que la ausencia de esta sustancia este asociado a problemas depresivos y del comportamiento.

A lo largo de la vida la hormona del amor (oxitocina) sigue acompañándonos, nos ayuda a establecer vínculos sentimentales, que nos permitirán interactuar como humanos, la amistad, el placer, la actividad sexual y la vinculación como pareja son de los efectos estudiados y hoy conocidos que son mediados por esta sustancia y que son en ocasiones muy pero muy filiales amor, sexualidad y procrear.

Es un gran error fisiológico pensar que el amor esta solo relacionado con la vida sexual, las conductas sexuales del ser humano son innatas, presente en nuestro cerebro como elementos de procreación y supervivencia, lo podemos ejercer muy a menudo, pero muy seguramente en ocasiones se puede practicar por instinto más que por haber consumado en totalidad la palabra amor. Hay momentos del ciclo fisiológico del hombre y la mujer que las hormonas sexuales hablamos de estrógenos y progestágenos dominan los deseos y se consuma un acto sexual que si la ovulación se está llevando a cabo y el esperma es competente se logrará la procreación, sin que la oxitocina este presente en todo su esplendor.  

Al referirnos al amor desde el punto de vista funcionamiento fisiológico nos transportarnos hasta el cerebro y hoy casi con certeza a una hormona conocida como la oxitocina la cual se encarga de un grupo de proceso complejos que incluye el afecto, las relaciones interpersonales, el apego, el desarrollo de la gestación y el proceso del parto.

Recordemos que el acto sexual es una combinación de sistemas: el sistema nervioso, el sistema urogenital y el sistema circulatorio ellos son las responsables de la erección, la penetración y la eyaculación, así como también, la humedad vaginal, las contracciones rítmicas de la vagina, el orgasmo y ovulación.

El espectro visual y los olores salen a relucir en este proceso fisiológico y así les menciono la relación de la sexualidad visual y su relación con corteza cerebral occipital ayudan y apoyan el acto sexual como no recordar la forma como las aves despliegan su amplio plumaje para enamorar y conquistar a la pareja.

La melomanía el placer sexual al escuchar sonidos o voces a pesar de ser considerado como una parafilia sexual es decir una cierta conducta aberrante del sexo, si lo analizamos en el contexto fisiológico  juega un papel importante en este proceso biológico la presencia de otras sustancias conocidas como ferohormonas, si esas que están evocadas en muchas fragancias y perfumes , las mismas que liberan los mamíferos y que en los animales los hace recorrer kilómetros metros en busca de una pareja que a esta liberando. En fin, la cascada de la sexualidad es muy compleja, que en ocasiones queremos resumir en una simple palabra llamada amor.

A pesar de todo esto es el corazón al que únicamente se le atribuyen los poderes y se lleva lo honores relacionados con el sentimiento. Yo no creo que hubiese tenido el mismo impacto hacer cerebros de dulce o graficar en chocolates la oxitocina y mucho menos y muy grotesco un dibujo que represente los ovarios y los testículos, muy seguramente que no.

En fin sigamos celebrando el amor y la amistad, dejemos que los chocolates, las flores y los corazones sigan llenando nuestras vitrinas comerciales y no las cambiemos por los verdaderos causantes de este sentimiento y dejemos a cupido ese inocente niño con arco y flecha, que nos siga atravesando el corazón simbólico de siempre.

Amar es más difícil y complejamente de lo que nos imaginamos, amar no es solo sexualidad, porque si bien es cierto acompaña a todos los seres vivos, este proceso llega a ocaso y el sentimiento del amor aún continúa floreciendo. Por eso la invitación a cultivarlo en la forma más pura, ese amor que expresan los padres a sus hijos, el que expresamos por nuestros hermanos, nuestros amigos (porque sí que hemos sido celosos con nuestros amigos y los sentimos como parte de nosotros).

Termino evocando el amor más grande:  El que Dios ha tenido para con cada uno de nosotros:

1 Corintios 13

“Aunque hablara las lenguas de los hombres y de los ángeles, si no tengo amor, soy como bronce que suena o címbalo que retiñe. Aunque tuviera el don de profecía, y conociera todos los misterios y toda la ciencia; aunque tuviera plenitud de fe como para trasladar montañas, si no tengo amor, nada soy. Aunque repartiera todos mis bienes, y entregara mi cuerpo a las llamas, si no tengo amor, nada me aprovecha. El amor es paciente, es servicial; El amor no es envidioso, no es jactanciosa, no se engríe; es decoroso; no busca su interés; no se irrita; no toma en cuenta el mal.

1 COMENTARIO

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí