Pequeñas infidencias (2)

2
1277
Agustín Garizábalo.

Continuamos con estas pequeñas historias de decepciones y luchas, de algunos jugadores que he acompañado en sus procesos, para que los aspirantes a futbolistas de hoy, vean que no es nada fácil y que aquellos, antes del alcanzar sus metas, tuvieron dudas y padecieron sinsabores.

LUIS FERNANDO MURIEL

Después de 4 años en divisiones menores de Junior, y a raíz de una lesión en un glúteo, Muriel había decidido abandonar los entrenamientos y dedicarse a jugar en el pueblo solo partidos de “recochas”, como él dijo. Pero el torneo Asefal de mitad de año sería su puerta para una nueva aventura. Cuenta Álvaro Núñez que cuando fue a buscarlo a Santo Tomás para invitarlo a que reforzara a la Escuela Barranquillera, categoría 91, que él dirigía,  Luis Fernando estaba jugando en la calle y cuando lo vio venir en su moto corrió y  se escondió debajo de la cama. Ahí fueron a buscarlo sus papás para convencerlo; se resistió un poco porque ya no le parecía muy atractivo volver a entrenar y bajar de peso (le decían Valenciano, por goleador y por gordo) pero lograron sacarlo de esa intransigencia y fue uno de los destacados en ese torneo, donde se alzaron con el título. También lo vio el técnico del Cali, equipo al que se enfrentaron en la semifinal y se interesó en él. Pero era bien difícil el asunto porque Muriel aún estaba bajo el registro de Junior y con esa actuación en ese torneo se había vuelto vigente. Finalmente, tres meses después, Junior le entregó el “paz y salvo” y ahí fue inscrito por la Escuela Barranquillera en el torneo nacional sub17 y convocado a la selección Atlántico Juvenil. Después de un seguimiento de varios meses, fue vinculado al Deportivo Cali.

JUAN GUILLERMO CUADRADO

A los 4 años vivió su primera tragedia: en la puerta de su casa su padre era asesinado,  mientras él corría a esconderse como le habían enseñado que hiciera si escuchaba disparos. Luego su mamá, Marcela Bello, siendo de Necoclí (Urabá antioqueño) tuvo que ir a trabajar recolectando banano en la zona y Juan Guillermo vivía por ratos donde su abuela, a veces en la casa de un entrenador y ya empezaba a destacarse en torneos nacionales. Vino a Barranquilla al torneo ASEFAL y ahí surge la posibilidad de irse al Deportivo Cali. Estuvo solo unos meses. Pero fue después  de un recorrido por varios equipos, sin jugar,  (bajo la tutela de Nelson Gallego), cuando debutó en el Medellín.

“no necesitaba un club que le exigiera rendimiento, sino un papá, un tutor, una familia que terminara de criarlo y pulirlo y le ayudara a sacar el genio de su lámpara maravillosa”.

En el fútbol, a veces ocurre que un crack como este, no llega en el momento preciso porque su realidad personal conspira contra sus sueños. En clubes de altas expectativas y estándares de exigencias con los jóvenes que llegan de otras regiones, como el Cali, por ejemplo, puede ocurrir: Le pasó a Messi (nada menos) que anduvo deambulando por varios clubes argentinos tratando de encontrar a alguien que apostara por él, hasta cuando, finalmente, aterriza en el Barcelona de España, club que estuvo dispuesto a pagar el costoso tratamiento que lo llevaría a desarrollarse como deportista de alto nivel. Con Cuadrado pasó algo similar: En esos momentos, por su escuálida figura, su comportamiento alocado e irreverente, por las falencias y limitaciones que cargaba a cuestas, no necesitaba un club que le exigiera rendimiento, sino un papá, un tutor, una familia que terminara de criarlo y pulirlo y le ayudara a sacar el genio de su lámpara maravillosa. Nelson Gallego asumió ese reto. Durante 5 años, con su esposa, Elisa, y sus hijas, desarrollaron esa admirable empresa con los resultados ya conocidos.

GUSTAVO CUELLAR

Por una circunstancia afortunada, Gustavo fue invitado, con un grupo de jugadores de la Costa Atlántica, escogido por mí, , a un torneo Intercampus que se realizaba en el mes de diciembre en Cali. Se destacó y en el Deportivo Cali querían que regresara para el siguiente año; pero tenía una deuda pendiente en Barranquilla: competir con la selección Atlántico prejuvenil a nivel nacional. Allí pude hacerle un mejor seguimiento. Lamentablemente su nivel deportivo cayó, tanto, que terminó en la tribuna viendo los partidos. Ni siquiera con su equipo Johan fue titular en el torneo Asefal de mitad de año. Su mamá, Luz Marina, pobrecita, se me acercó un día a preguntarme que cuándo me iba a llevar a Gustavito. 

Pero solo hasta el mes de octubre, en un partido de torneo nacional en Santa Marta, volvió a aparecer el vikingo, el mono pelo e’ candela que brilló en Cali y que yo había visto alguna vez. En febrero se integró al deportivo Cali, en marzo jugó torneo de las Américas, en abril fue como refuerzo al torneo de Gradisca (Italia) y en mayo ya fue convocado a la selección Colombia prejuvenil, dirigida por Ramiro Viáfara. La Selección ganaría el derecho a ir al Mundial de Nigeria, donde ocuparon el cuarto puesto, siendo Cuéllar uno de los referentes del torneo. Un repunte realmente meteórico y extraordinario.

CONTINÚA…

Agustin Garizábalo
Nacido en Soledad (Atlántico). amplia experiencia en Pedagogía Deportiva, especialidad en el fútbol de formación, manejo de grupo de trabajo e idoneidad en la selección y proyección de talentos deportivos. Hace veinte años es Cazatalentos oficial de la Asociación Deportivo Cali en todo el país. Ha contribuido en el descubrimiento, formación y desarrollo de las carreras futbolísticas de jugadores como Luis Fernando Muriel, Juan Guillermo Cuadrado, Gustavo Cuéllar, Rafael Santos Borré y Freddy Montero, entre otros. Columnista del periódico El Heraldo de Barranquilla, Revista Récord, Revista LA LIGA, Revista del Deportivo Cali Es un analista del fútbol en todos sus aspectos, especialmente en los pedagógicos y sociológicos.

2 COMENTARIOS

  1. Es de muy buen provecho sus experiencias y que chévere que las de a conocer.
    Y si el apoyo de los padres es fundamental siempre hay que estar pendiente del rendimiento de los hijos y brindarle el apoyo que requiera y hacerle ver las actuaciones buenas y las malas tambien para que cada vez fortalezca su habilidades y no se deje llevar de las cosas malas que muy seguido por debilidad de los jóvenes tienen más fuerza.
    Dios lo bendiga grandemente Profesor.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí