¿Amor familiar o amor materno?

2
212
Gaspar Hernández Caamaño.

Desde la casa debemos maternizar al mundo.

Para contener los contagios de la pandemia generada por una especie fatal del coronavirus, los gobernantes del mundo, con contadas excepcional, ordenaron al ciudadano universal “QUEDATE EN CASA”, como el arma  eficiente para evitar y combatir la peste respiratoria, COVID-19, que a diario suma cadáveres y pacientes en la aldea global.

La casa se hizo ciudad. Y la ciudad casa. Y se generaron los conflictos: el ocio o el trabajo; encerrado o libre; disciplinado o desobediente; vivo o muerto; sano o enfermo. La salud o la economía fue el conflicto más debatido en un mundo tomado con “los brazos caídos” por un virus invisible en laboratorios o en esquinas de barrios.

Y la casa se convirtió en ciudad. Tele-trabajo, tele-enseñanza, tele-aprendizaje, tele-medicina, tele-visitas, tele-gobiernos, tele-justicia, tele-amores furtivos. En fin la casa, por la dialéctica de la pandemia, se transformó de la noche a la mañana, en hospital, escuela, factoría, buro y FAMILIA. Sí. Familia. Familia!, como lo canto Cheo Feliciano.

Como un tsunami  la peste invadió la casa, asumida como verdadero hogar, es que resulta válida la reflexión que SOLO/PROPOSICIONES.COM me ha invitado hacer, mientras estamos en cuarentena con toque de queda, ley seca, para frenar la contaminación que no va a parar hasta que aparezca la vacuna contra el covid-19 o todos quedemos inmunizados.

Pero para reflexionar, para pensar, que es una tarea no una espontaneidad como respirar, es menester filosofar, o sea preguntarse, interrogarse, examinarse. Hacer introspección, diría una sicóloga. La cuestión es ¿AMOR FAMILIAR O AMOR MATERNAL?. Su existencia en plena pandemia.

La filosofía no nació del calor del hogar. De la casa. Seguro allí, en la vivienda nació la poesía, la literatura. Pero la filosofía se engendró y parió en la calle, en el barrio, en las esquina. Como la política. La República. La Ética. La Religión (El Templo). Pero el amor si nació de la filosofía. Que lo define y la define. FILOSOFIA, AMOR A LA SABIDURIA.

Y ese primer amor, la FHILIA, es la familia. 

Por ello, en este recorrido he decidido ajustar, por lo plano del camino, mi compañía con unos filósofos que he leído, de tiempo atrás, en mis investigaciones sobre El Amor como Derecho Constitucional en Colombia. De ahí que al aceptar la invitación del portal SOLO/PROPOSICIONES.COM los he convocado para que me tiendan la mano. Y con sus visiones contemporáneas podamos cruzar la mar y llegar a un puerto, el puerto mediterráneo de Barranquilla, azotada en estos días por el virus.

Esos amigos intelectuales míos son los filósofos franceses ANDRÉ COMTE-SPONVILLE Y EDGAR MORIN. El primero me envió, para que me atreviera, sus libros: EL PLACER DE VIVIR, LAS MÁS BELLAS REFLEXIONES SOBRE LA VIDA Y LA VIDA HUMANA. Todos traducidos al español por Paidós. El de Morín es EL MÉTODO 2. LA VIDA DE LA VIDA, publicado por Catedra. Así que con estos libros, tomados de las manos, iniciamos el viaje marino. Los libros son otros amores declarados en esta inédita cuarentena, sin ellos las casas se evaporan en fantasía cada día.

1ro. ¿QUÉ ES LA FAMILIA?

En LA VIDA HUMANA, Comte-Sponville, profesor jubilado de La Sorbonna,  pregunta y se auto-responde así:

“¿Dónde empieza, dónde termina la familia? Ello depende de las épocas y de las civilizaciones. Pero desde mi punto de vista, que no es etnológico, respondería simplemente: LA FAMILIA EMPIEZA EN EL NIÑO. POR LO QUE NO TERMINA MIENTRAS LOS HIJOS VIVEN O TIENEN NIÑOS. UN MATRIMONIO SIN HIJOS NO ES UNA FAMILIA: ES UNA PAREJA. MIENTRAS QUE UNA MADRE SOLTERA QUE EDUCA SOLA A SUS HIJOS ES EVIDENTEMENTE UNA FAMILIA. DOS ADULTOS QUE UN NIÑO SON UNA FAMILIA. UNA PAREJA QUE ABANDONA AL SUYO NO LO ES. LA FAMILIA ES LA FILIACIÓN ACEPTADA, ASUMIDA, CULTIVADA: ES LA FILIACIÓN según el espíritu y el devenir-espíritu de la filiación”(págs. 82 y 83 Opus cite).

Más adelante agrega: ” Otro hombre, otra mujer: una familia. “Es el hombre quien engendra al hombre”, le gustaba repetir a Aristóteles; pero también decía, y se cita con menos frecuencia, que “EL HOMBRE ES UN ANIMAL FAMILIAR”.  Y remata:

“Hay que sostener los dos extremos de la cadena, lado biología y lado cultura, y es en LA FAMILIA DONDE SE UNEN. El hombre engendra al hombre y CREA LA HUMANIDAD” LA FAMILIA ES EL LUGAR DE ESE ENGENDRAR Y DE ESA CREACIÓN”. (Pág. 84. Opus cite).

Identificado con André, niño criado por una madrastra, de lo que es FAMILIA, avancemos con identificar, según su parecer, a sus miembros, de esta manera:

2do. ¿EL PADRE?

Comte-Sponville cree que el padre es prescindible. Y para justificar tal afirmación nos cuenta que en:

“Ciertas tribus humanas (los Na, en China), que ignoran el matrimonio, ignoran también la paternidad. Las mujeres se entregan, o más bien se prestan a ello, por una noche o poco más. ¿Sobreviene un embarazo? Nadie sabe quién es el padre. El niño vivirá con su madre, que vive con la suya, y con sus medio hermanos y hermanas. Y esto da lugar, dicen los etnólogos, a una sociedad particularmente libre y pacífica”(pág. 32. Opus cite).

Y la casa se convirtió en ciudad. Tele-trabajo, tele-enseñanza, tele-aprendizaje, tele-medicina, tele-visitas, tele-gobiernos, tele-justicia, tele-amores furtivos. En fin la casa, por la dialéctica de la pandemia, se transformó de la noche a la mañana, en hospital, escuela, factoría, buro y FAMILIA.

E inmediatamente anota: “El padre es biológicamente necesario, pero humanamente superfluo. El padre, casi siempre, casi en todas partes, es socialmente dominante, culturalmente privilegiado”.(ibidem).

En este punto no puedo olvidar que la figura del “PATER FAMILIA” que heredamos, en Occidente, del Derecho Romano, no nació indubitablemente del vínculo sanguíneo, biológico. Sino de la figura del veterano que en Roma, la de la loba amamantadora de los hermanos, daba albergue y cuidado a los huérfanos de las guerras. De ese Paterfamilia presumo proviene la institución de la Patria Potestad que es, a mi entender, un deber de todo padre y no un sólo derecho para él. Quien protege y cuida asume, en buena medida, el rol de padre. He ahí un aspecto para debatir.

Así mismo, el filósofo Comte-Sponville en su libro EL PLACER DE VIVIR, donde se reúnen unos 100 artículos periodísticos suyos, le dedica al Padre uno, donde expresa esta polémica, para la actualidad presente, afirmación:

“Tanto el niño como la niña necesitan tener ante ellos un hombre y una mujer verdaderos – verdaderamente hombre, verdaderamente mujer-, cuya complementariedad es, en el fondo, más importante (¡aún más importante!) Que la armonía”( ver pág. 43. Opus cite).

Es ese hombre el padre?. He ahí otro aspecto para debatir con quienes les encante discutir.

3ro. LA MADRE.

Sin interrogante alguno, luego de exponer su criterio sobre la cuestionada importancia del padre en La Familia actual, el exprofesor de filosofía André Comte- Sponville, elocuentemente dice:

“La madre es distinta. En todos los mamíferos, no sólo se contenta con transmitir la vida: la acoge, la guía, la alimenta. ¿Cómo podría ignorar todo esto?. ENTRE LOS HUMANOS, ELLA DEBERÁ PROTEGER A SU PEQUEÑO – incluso, a veces, contra el padre – DURANTE AÑOS, ACUNARLE, CONSOLARLE, LAVARLE, AMARLE, HABLARLE, ESCUCHARLE, EDUCARLE…La humanidad es una invención de las mujeres. Incluso en las sociedades modernas, LA MADRE, casi siempre, PERMANECE COMO EL PRIMER AMOR, Y EL ÚLTIMO TAMBIEN A VECES. ES QUE ELLA FUE LA PRIMERA EN AMAR”(ibidem).

Acá ya se delimita el importante papel que para consolidar la institución familiar, en todas las civilizaciones, tienen las madres, esas dadora de amor familiar. Amor que domestica al animal familiar.

En su libro LAS MÁS BELLAS REFLEXIONES SOBRE LA VIDA, que son una selección de citas de diferentes autores sobre las grandes tareas de vivir, Comte-Sponville, trae la siguiente apreciación de ALAIN, pensador francés:

” EL AMOR MATERNO, y la gracias con la que el niño responde a él, ES EL ÚNICO AMOR PLENAMENTE NATURAL, pues los dos seres han formado uno.(…) HAY ALGO MATERNAL EN TODOS LOS AMORES FEMENINOS Y, por imitación, EN TODOS LOS AMORES; también a modo de reminiscencia, pues DE LA MADRE APRENDEMOS TODOS A AMAR EN PRIMER LUGAR”(pág. 28. Opus Cite).

Y en éste sendero, el de la madre, me dejo seducir del expresivo pensar de otro francés, el investigador social Edgar Morín (un día lo conocí en Cartagena y lo escuche en Barranquilla) quien, en el libro arriba anotado, nos explica en el aparte La humanidad del amor y el amor a la humanidad, lo siguiente:

“Pero el amor humano tiene dos fuentes animales más cercanas. UNA ES LA RELACION MAMIFERA MADRE —-HIJO: es decir, LA CONTINUIDAD EXTRAUTERINA EN EL AMAMANTAMIENTO, y después en el apego, del vinculo simbiótico entre los dos seres. LA OTRA ES LA RELACIÓN  SIMBIÓTICA DE LA PAREJA MACHO/HEMBRA que se constituye en los pájaros y en ciertos mamíferos”(pág. 510. Opus cite).

A MATERNALIZAR EL MUNDO.

Confirmada la animalidad, tanto social como familiar, del ser humano, es la casa la que doméstica. “El término ‘DOMESTICAR’ procede del latín DOMUS, que significa “casa”. ¿ Quién vive en una casa?. Es el sapiens”(ver pág. 99. DE ANIMALES A DIOSES. Yuval N. Harari. Debate). 

Así las cosas el ámbito de las madres es la casa, no en el sentido reducido. Sino en el alcance universal de la institución familiar. Institución básica de la sociedad (art.5o. constitucional) que no existe sin madres y sin niños.

Por ello, cuando a causa del encerramiento ordenado por la presencia mortal de la pandemia, la violencia contra las mujeres, contra las madres y contra los niños y niñas ha aumentado, es pertinente volver a concebir que el amor que dan las madres se apodere del mundo. La cultura debe vencer el horror de la violencia intrafamiliar. HAY QUE MATERNALIZAR AL MUNDO. La casa amorosa, la que cuida y educa, es la civilización que nos protege del virus. QUEDEMONOS EN LA CASA. La casa con nietos. La casa de la familia humana.

PRÓXIMA: EL DERECHO A OPINAR.

– ¿EXISTE EL PERIODISMO DE OPINION?

2 COMENTARIOS

  1. La sacaste de aire del estadio con ese artículo de hoy. “BELLO ” En toda la extensión de la palabra.
    Sponville es amorosamente severo en el concepto de familia. Cuando los jóvenes de ahora pretenden juntarse solo para constituir pareja.
    Freud coincide con tu planteamiento en los complejos de Electra y de Edipo.
    Con relación a la paternidad acuérdate de la mentalidad guajira.
    ” Madre no hay sino una, padre puede ser cualquiera”
    Un abrazo mi amigo. Tremenda cátedra. Mierda y lo de la filosofía de la “domus” bacanisimo.

  2. La sacaste de aire del estadio con el articulo de hoy. Bello.
    Sponville es amorosamente severo en el concepto de familia. Sobretodo para los jóvenes de hoy que pretenden juntarse solo para constituir pareja. La profesión ocupa lugar más importante que el tener hijos.
    En el amor filial coincides con las teorías fruedianas expuestas en los complejos de Electra y Edipo. Y aqui surge el complique que ha de presentarse con la identidad paterna y materna de los niños criados por parejas homosexuales.
    Con relación a la paternidad acuérdate de la concepción de los guajiros cuando afirman “Que madre no hay sino una, padre puede ser cualquiera”.
    Bacanisno el planteamineto filosofico de la “Domus”.
    Tremenda cátedra la tuya, como siempre. Un abrazo mi amigo.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí