Feliz día papá

1
662
Alvaro David Fábregas Rodríguez Docente Universitario Medico y Cirujano.

Los hombres rechazamos la posibilidad de enfermarnos, posiblemente por tener la dificultad para reconocer nuestras  necesidades de salud. Por eso como consecuencia tenemos  una mayor mortalidad y menor esperanza de vida en comparación con las mujeres. Muy seguramente por un comportamiento histórico más ligado al trabajo al cuidar la familia y a ser el que solventa las necesidades del hogar, llevo a que esto sea casi que un prototipo a nivel mundial, sumado que a nivel mundial los sistemas de salud no invierten dineros ni esfuerzos en esta población. Somos vistos en la última cadena de la prevención

Se han comparado siempre las diferencias biológicas bioquímicas entre mujeres y hombres y esto ha llevado a explicar cuáles enfermedades son más prevalentes entre ellos. Las influencias hormonales, la alimentación y la exposición a tóxicos hacen un poco más vulnerable a la población masculina aunque los cambios culturales estos factores tales como tabaquismo y alcohol al igualado la balanza.

De que se enferman nuestros padres:

Los hombres a través del tiempo hemos llevado la bandera en el siguiente grupo de enfermedades, las enfermedades cardiovasculares, Hipertension arterial, infartos agudos del miocardio hemorragias cerebrales, enfermedades del árbol digestivo entre ellas, ulceras y sangrados digestivos , cáncer de colon , cirrosis hepática. En el aparato genitourinario cáncer de testículo, y en mayor grado cáncer de próstata.

Este último uno de las patologías más vigiladas en los últimos años por su aumento vertiginoso de casos. Pero a su vez es una de las evaluaciones más engorrosas por la que los hombres debemos pasar, ¡El tacto rectal! la exploración de la próstata, por esta vía no puede dejar de realizarse así se haga la evaluación del antígeno prostático en sangre, porque en ocasiones de algunas situaciones de malignidad, el antígeno puede estar dentro de límites de normalidad y sin embargo en la exploración rectal se encuentran datos clínicos de cambios de la glándula que amerita una biopsia. A partir de los 45 años si existen antecedentes familiares y desde los 50 a quienes no los tienen. Debemos trabajar y afianzar esta exploración, la debemos hacer rutinaria en el 100 % de todos los hombres. 

Es poco común que el cáncer de próstata afecte a los hombres menores de 40 años, pero la probabilidad de padecer cáncer de próstata aumenta rápidamente después de los 50 años. Alrededor de 6 de 10 casos de cáncer de próstata se detectan en hombres mayores de 65 años.

El cáncer de próstata ocurre con más frecuencia en los hombres de raza negra y en hombres del Caribe con ascendencia africana que en los hombres de otras razas. Es más común en Norteamérica y en la región noroeste de Europa, Australia, y en las islas del Caribe. Es menos común en Asia, África, Centroamérica y Sudamérica.

Los antecedentes heredofamiliares son muy relevantes, y marcada su aparición de generación en generación. Si el padre o el hermano de un hombre lo padecen, se duplica el riesgo de que este hombre padezca cáncer de próstata. (El riesgo es mayor para los hombres que tienen un hermano con la enfermedad, que para aquellos que quien la sufre es su padre). 

Asimismo, el riesgo es mucho mayor en el caso de los hombres que tienen varios familiares afectados, particularmente si tales familiares eran jóvenes cuando se les encontró el cáncer.

Los antecedentes heredofamiliares son muy relevantes, y marcada su aparición de generación en generación. Si el padre o el hermano de un hombre lo padecen, se duplica el riesgo de que este hombre padezca cáncer de próstata. (El riesgo es mayor para los hombres que tienen un hermano con la enfermedad, que para aquellos que quien la sufre es su padre).

En este orden hay factores genéticos relacionados con la presencia del gen BRCA 1 o BRCA2 que se les vincula además con cáncer de mama y cáncer de ovario en mujeres

Hay algunos factores no claros para desarrollar la enfermedad sobre todo de orden alimentario: los hombres que consumen muchos productos lácteos parecen tener una probabilidad ligeramente mayor de desarrollar la enfermedad; sin embargo, la mayoría de los estudios no ha encontrado tal asociación con los niveles de calcio encontrados en una dieta promedio. Además, es importante indicar que es bien sabido que el calcio proporciona otros beneficios importantes para la salud. La obesidad  no parece aumentar el riesgo general de padecer cáncer de próstata, tampoco se ha encontrado relación entre el tabaquismo y el cáncer de próstata. Y el consumo alto de licopeno elemento este que encontramos en el tomate, pomelos, toronjas y patilla (sandia) parece ser un factor protector.

La Prostatitis: el proceso Inflamatorio de la próstata, puede estar asociada a un riesgo aumentado de cáncer de próstata. La asociación entre los dos no está clara.

Las Infecciones de transmisión sexual : Los investigadores han estudiado si las infecciones de transmisión sexual (como gonorrea o clamidia) podrían aumentar el riesgo de cáncer de próstata, porque pueden causar inflamación de la próstata. Hasta el momento, los estudios no han concordado.

Las enfermedades cardiovasculares, la hipertensión ocupa también un lugar importante en las patologías que afectan a nuestros padres. Las alteraciones alimentarias, el sedentarismo, el tabaquismo y el consumo de alcohol, junto con los antecedentes familiares, son los principales factores de riesgo. 

Las unidades de cuidados intensivos ocupadas por hombres en relación con estas enfermedades es una relación de 3 / 1 con las mujeres. 

Las patologías digestivas, son también una cifra preocupante en el genero masculino, el cáncer de colón, las úlceras gástricas sangrantes, ocupan en este ranking lugares de privilegio, muy seguramente asociados a malos hábitos alimentarios, el comer a deshoras, fumar y el alcohol, ayudan a agravar esta problemática.

La actividad física se necesita fortalecer este hábito, se necesita que nuestros padres fomenten estilos de vida saludable, y las caminatas y los ejercicios cardiovasculares deben ser incentivados en la familia para disminuir los riesgos ocasionados por el sedentarismo. Nutrición, estilo de vida saludable y ejercicio son nuestras fuentes de ahorro para afrontar la vida futura. 

Un regalo para papá

En medio de los regalos que una fecha como esta tiene, mezclado entre zapatos, camisas y pantalones el mejor regalo que le podemos hacer a nuestros padres es mucho énfasis en una alimentación sana balanceada, las revisiones periódicas de parámetros tales, como: sus niveles de tensión arterial y exámenes de laboratorio rutinarios, grasas, colesterol, triglicéridos, azúcar, el antígeno prostático y un buen examen clínico por parte de su médico, muy probable puede ser el regalo más valioso que le podemos dar a nuestro querido viejo a nuestro querido cascarrabias.

1 COMENTARIO

  1. Gracias mi hermano Alvaro.
    Por la cuestión informacion tan detalla de nuestra salud.
    Bendiciones en nombre de nuestro padre hijo y espíritu Santo.
    Amén

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí