El discurso y el método (5)

3
865
Agustín Garizábalo.

15. Enfoque: Durante el acompañamiento que hacemos, si la aspiración del joven es llegar al fútbol profesional, necesariamente tiene que aprender a enfocarse en temas que son indispensables para el desarrollo de ese proyecto. Necesita aprender a administrar su energía vital. ¿Qué hace durante sus 24 horas? ¿A qué le dedica su tiempo? ¿Qué actividades elige? ¿Se entrena bien? ¿Descansa bien? ¿Se alimenta adecuadamente como deportista? La energía se puede acumular, potenciar o desperdiciar según se elija. 

Algo que varios de los jugadores que he apoyado me agradecen, es que nunca los obsesioné con metas futuras, que tenían que llegar a Europa o ser titulares en sus equipos y menos esas fantasías de tener carro, mansiones o soñados viajes. Paciencia, paciencia, aprendan, les decía. Siempre revisábamos qué tenían que hacer en su día, enfocados en el momento presente se quitaban esa ansiedad de temas que escapaban de su control, para que su energía estuviera intacta cuando fuera requerida, así fuese durante cinco minutos, siempre listo y con buen ánimo, que para eso están. Se debilita mucho el futbolista cuando coge rabia, se pone triste o tiene pensamientos negativos.

16- Momentos de crisis. Son acontecimientos claves para la evaluación del prospecto. Qué pasa cuando no juega o pierde en un evento significativo o cuando alcanza un triunfo resonante. Alerta ahí. Como afronta ese momento crítico. ¿Qué hace a partir de ese momento? ¿Crece o se desanima? ¿Se entrega a la pena y se pone a buscar culpables o trata de investigar qué pasó para mejorar?

17- ¿El amor se puede medir? Cuando hago esta pregunta en mis charlas, normalmente madres muy conmovidas responden que no, que el amor es inconmensurable. Alguien dijo que el amor no solo es un sentimiento sino un comportamiento y de alguna manera tiene que verse reflejado en hecho y acciones. Una camisa planchada, un rico desayuno, un buen colegio, ropa limpia, el apoyo incondicional para lograr los sueños. Amor es tiempo de calidad dedicado, ya sea a otra persona, un hijo o una pasión. Por no resaltar lo mismo que un filósofo francés decía: “Casi siempre las demostraciones de amor terminan en un centro comercial”.

18– Preocupado, un amigo me reclama que por qué en estos apuntes estoy contando todos mis secretos. No hay secretos -le digo-, no hay fórmula, solo he estado compartiendo lo que en un momento determinado, lugar y circunstancias hicimos (hay que incluir a los jóvenes, padres y profesores)  y dio resultado. Eran otros jugadores, otra realidad. Al contar todo lo que sé, me obligó a tener que buscar nuevos argumentos. Con frecuencia vacío mi vaso para volverlo a llenar con nuevas experiencias y conceptos.

 Lo que sirvió en esos instantes para lograr unos objetivos precisos,  no se puede aplicar a una nueva situación. Los jóvenes de ahora son diferentes, tienen otro tipo de formación y de información. Las situaciones cambian y tenemos que irnos adaptando a las nuevas exigencias. No puedo decirle a este chico que empieza lo mismo que le dije en su momento a Santos Borré, por ejemplo. Las dinámicas sociales y ciertos valores se han ido transformando, no necesariamente para mal. Lo que tenemos son nuevas historias.

No soy capaz de administrar un bosque completo, pero podría pulir un bonsái y convertirlo en una obra de arte. 

Por eso les digo a los profes que intentan seguir mi labor: “No tienen que copiar mi método, sólo deben darse cuenta qué fue lo que apliqué y en qué circunstancias,  y quitarle o sumarle nuevas cosas, ponerle tu sello, crear tu estilo”

19- En mi labor de cazatalentos el verdadero secreto entonces es estar ahí. 

No adivino; acompaño, intervengo, espero. 

  • Lo que finalmente me interesa es contar la historia de ese proyecto, por eso busco conocer muchos detalles. 
  • Mi intención no es acertar todas las veces (ojalá pudiera), sino equivocarme lo menos posible. 
  • No me gusta el ejercicio de DESCARTAR (¿Quién soy para definir los sueños de otros?) más bien impulso, apoyo (y escojo) a los que, me parece, pueden alcanzar el perfil que estamos necesitando en el club. 
  • No soy capaz de administrar un bosque completo, pero podría pulir un bonsái y convertirlo en una obra de arte. 
  • Casi no veo fútbol europeo porque “Se me daña el ojo”. ¿Dónde voy a encontrar después jugadores de ese porte, potencia y calidad?
  • El objetivo final de acompañar un proceso futbolístico es conseguir que el joven adquiera una sensación de privilegio, una sensación de autoestima, que lo haga sentir poderoso. 
  • Lo que hace importante nuestro trabajo es poder construir una relación de credibilidad y respeto. 
  • La capacidad para lograr un dialogo inteligente es lo que nos hace verdaderamente humanos. 
Agustin Garizábalo
Nacido en Soledad (Atlántico). amplia experiencia en Pedagogía Deportiva, especialidad en el fútbol de formación, manejo de grupo de trabajo e idoneidad en la selección y proyección de talentos deportivos. Hace veinte años es Cazatalentos oficial de la Asociación Deportivo Cali en todo el país. Ha contribuido en el descubrimiento, formación y desarrollo de las carreras futbolísticas de jugadores como Luis Fernando Muriel, Juan Guillermo Cuadrado, Gustavo Cuéllar, Rafael Santos Borré y Freddy Montero, entre otros. Columnista del periódico El Heraldo de Barranquilla, Revista Récord, Revista LA LIGA, Revista del Deportivo Cali Es un analista del fútbol en todos sus aspectos, especialmente en los pedagógicos y sociológicos.

3 COMENTARIOS

  1. Todo el escrito es muy valioso profe, sin embargo me quedo con la frase “estar ahí”, creo que a partir de esa situación encontramos los momentos, razones, consejos , acciones para ayudar al muchacho

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí