Pequeñas Infidencias (6)

2
1065
Agustín Garizábalo Almarales

Erick Orozco

ERICK OROZCO en Gradisca (Italia) con Atlético Colombia.

En un rapto de locura adolescente se había regresado a Valledupar sin permiso y eso le costó que América de Cali, club donde militaba, lo sancionara y luego le diera vueltas dos años para entregarle su paz y salvo. Selección Cesar, Torneo de Gradisca (prestado al Atlético Colombia), microciclos en Selección Colombia, estuvo en la mira de varios veedores de clubes profesionales. Pero también lo mataban las lesiones, la última, una fuerte pubalgia, que lo aumentó de peso y lo desmotivó a tal punto que cometió la imprudencia de venirse a escondidas. Para su papá, Jaime, fue una tragedia, tanto que lo había apoyado y encontrarse con este descache.

Erick Orozco actualmente en una charla en su empresa.

Sin embargo, se negó a aceptar el fracaso, como fuera quería jugar fútbol profesional. Tocó muchas puertas, habló con mucha gente, estafadores se aprovecharon de él, le quitaron plata pero al final fueron falsas promesas. Y así, fue pasando el tiempo y mientras rumiaba su amargura, veía por televisión cómo sus antiguos compañeros de casahogar debutaban y hacían carrera. Un buen día se llenó de coraje y emprendió otro camino. Por fortuna nunca había descuidado sus estudios. Hoy es un profesional en administración de empresas, especialista en marketing. El fútbol se le quedó clavado como una espina, aunque cada vez duele menos. Recién empieza a entender que  esa era apenas una opción y  que no tiene por qué  morirse para la vida con aquel sueño de infancia.

Leonardo Cochero

LEONARDO COCHERO – Selección Atlántico juvenil.

Se distinguía por su elegancia y calidad para jugar de central zurdo. Campeón prejuvenil con la selección Atlántico, ganándole, en la final, nada menos que a la Selección Valle y por goleada (3-0) en el Campín de Bogotá. Pintaba bien, todos le auguraban un gran futuro. Medellín y Junior fueron sus primeros ensayos tratando de calar en el fútbol profesional. En el Medellín un par de temporadas muy buenas lo hicieron soñar, pero no concretaron el traspaso. En  Junior estuvo muy cerca de subir al equipo de primera, pero, ese afán por acelerar las cosas,  una tentadora oferta de un proyecto en Cali, con promesas de fútbol internacional, lo llevó a la capital del Valle. Lastimosamente todo se vino abajo porque los dueños tuvieron serios problemas con la justicia y los jugadores quedaron en un limbo jurídico. Nadie daba razón, nadie respondía. Después pasó por manos de varios empresarios que lo engañaron porque solo se acercaban a él para ver qué podían ganar con una transacción.

Un buen día se llenó de coraje y emprendió otro camino. Por fortuna nunca había descuidado sus estudios. Hoy es un profesional en administración de empresas, especialista en marketing. El fútbol se le quedó clavado como una espina, aunque cada vez duele menos.

LEONARDO COCHERO, en su negocio Actual.

Desencantado por tantos desencuentros se llenó de dudas y empezó a pensar que la suerte no estaba con él. No obstante, un amigo antioqueño, Juan Guillermo Hoyos, lo vincula al comercio y le estaba yendo bien cuando lo llamaron del Real Cartagena de la primera C y hasta le permitían que entrenara individualmente en Barranquilla y que se presentara a jugar los fines de semana, tal era el gran interés que tenían por él.  Justo aparece Sirley Aroca,  y cuando el amor llega así de esa manera… “Aunque no me arrepiento porque finalmente resultó  siendo mi esposa y tenemos una bonita familia, creo que si un joven quiere triunfar en el fútbol, no debe enamorarse mientras no tenga su situación definida. Y, especialmente, que escoja bien quién lo va asesorar como empresario y quien le hablará al oído”

Gianluca Bacci

GIANLUCA BACCI con la Escuela Barranquillera de fútbol

Se movió siempre entre dos amores y ganó la pasión por el basquetbol, heredada de su padre Giovanni Bacci, antigua figura de Caimanes y selecciones Colombia. Aunque algunos no lo crean, Gianluca Bacci jugaba bien de defensa central zurdo; era líder, con técnica, buen cabeceo. Pero había nacido con un balón de basquetbol debajo del brazo y siempre que tuvo que elegir no escogió el fútbol. En mi caso, como veedor del Deportivo Cali lo dirigía en la Escuela Barranquillera  y a su vez le hacía seguimiento. Junior lo invitó varias veces a integrar sus plantillas; “Chamo” Serna, técnico de Compensar, lo invitó a quedarse enseguida en Bogotá luego de un torneo. Pero sus padres lo esperaban en Santa Rosa de Cabal (Risaralda) donde se llevaría a cabo un Campeonato Nacional de básquet. Se destacó tanto que fue integrado a la nómina del quinteto de Saludcoop e, incluso, estando en el complejo deportivo donde fue hospedado, Seguros la Equidad (fútbol) entrenaba ahí y un profe amigo se lo presentó a Alexis García; entrenó una semana, le pedían que   siguiera entrenando, pero ya el destino estaba marcado.

GIANLUCA BACCI, campeón con TITANES 2019.

Gianluca tuvo una dilatada y exitosa carrera en el basquetbol; sus últimos logros, campeón con Titanes de Barranquilla en 2019, siendo el MVP de las finales y líder de la cancha. Considerado con frecuencia de los mejores jugadores del país, muchas veces integró la selección Colombia, curiosamente como volante de armado, donde se veía ágil, habilidoso y de mucha clase. Un referente en ese deporte por su dedicación y profesionalismo, aunque por todos es sabido que el básquet no es un deporte masivo y no tiene las ventajas económicas del futbol. Quedará siempre la duda de saber qué hubiera pasado si Gianluca Bacci se hubiese quedado en el fútbol con la misma disciplina y consagración que mostró en los quintetos del basquetbol.

Agustin Garizábalo
Nacido en Soledad (Atlántico). amplia experiencia en Pedagogía Deportiva, especialidad en el fútbol de formación, manejo de grupo de trabajo e idoneidad en la selección y proyección de talentos deportivos. Hace veinte años es Cazatalentos oficial de la Asociación Deportivo Cali en todo el país. Ha contribuido en el descubrimiento, formación y desarrollo de las carreras futbolísticas de jugadores como Luis Fernando Muriel, Juan Guillermo Cuadrado, Gustavo Cuéllar, Rafael Santos Borré y Freddy Montero, entre otros. Columnista del periódico El Heraldo de Barranquilla, Revista Récord, Revista LA LIGA, Revista del Deportivo Cali Es un analista del fútbol en todos sus aspectos, especialmente en los pedagógicos y sociológicos.

2 COMENTARIOS

  1. Muchas gracias profe por compartir estas historias, testimonios de vida que dan ejemplo a los muchachos y nosotros para ayudarlos
    De nuevo muchas gracias

  2. Muchas gracias profe por sus vivencias en el fútbol. De esos testimonios cogemos concejos para ayudar a nuestros hijos y amigos,muchas gracias profe.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí